De dónde venimos

Érase un vez en Buenos Aires...

 

La Llave del Tango nació en el año 2004 en el barrio de Once, en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires, como una casa compartida y sala de ensayo para profesionales del tango danza y las artes escénicas.

 

Enrique Gianetti (Bahía Blanca, 1969), llevaba ya algunos año en Buenos Aires (desde 1998) frecuentando el ambiente de tango cuando  se dio cuenta de la necesidad habitacional que había y del nicho de mercado que suponía abrir una sala de ensayo atendida prácticamente las 24 horas por su propio dueño, de manera que satisfacía las necesidades de artistas y profesionales con horarios y necesidades poco ortodoxos.

 

La ubicación original estaba en el número 45 de la calle Misiones, esquina Av. Rivadavia, lo que la hacía particularmente conveniente por la facilidad de llegar hasta allí en transporte público.

 

Era una casa antigua, de techos altos y piezas amplias, que se fueron transformando a medida que pasaban el tiempo y los huéspedes.

 

Justo antes de su cierre, La Llave del Tango contaba con recibidor, 3 habitaciones, 2 amplias salas de ensayo, 2 cuartos de baño completos, cocina y terraza.

 

La Llave del Tango fue durante 11 años un lugar de encuentro de las gentes más variopintas llegadas desde todos los rincones del planeta; así como de artistas , algunos de los cuales son hoy en día referentes en su campos, especialmemte en el mundo del tango. Pero no todo fue tango: se tocó música, se representó teatro, se rodó cine, se hicieron terapias corporales, se practicó danza-terapia, danza contemporánea, ballet, folclore y contact improvisación, entre otras disciplinas.

En 2014 llegó Paula Barceló (Málaga, 1978) y se incorporó a la gestión de la casa y de las salas de ensayo, al tiempo que fraguaba con Enrique Gianetti un nuevo proyecto: el salto a España, lugar de nacimiento de Paula, y la apertura de La Llave del Tango en Málaga como escuela de tango argentino y espacio de arte y terapias corporales.

En mayo de 2016 abrió sus puertas La Llave del Tango en el tradicional y céntrico barrio de El Perchel, y es ya un referente del tango argentino en la ciudad, ya que constituye la primera y única escuela especializada en tango argentino de la ciudad. 

Y desde Málaga miramos al futuro sin cerrar la puerta a la ciudad que vio nacer este proyecto. Queremos ser puente y diálogo entre dos culturas que hablan el mismo idioma, pero que tienen diferentes maneras de entenderse.